Haruki Murakami. El texto imposible

“Texto de placer: el que contenta, colma, da euforia; proviene de la cultura, no rompe con ella y está ligado a una práctica confortable de la lectura. Texto de goce: el que pone en estado de pérdida, desacomoda (tal vez incluso hasta una forma de aburrimiento), hace vacilar los fundamentos históricos, culturales, psicológicos del lector, la congruencia de sus gustos, de sus valores y de sus recuerdos, pone en crisis su relación con el lenguaje” (Roland Barthes, El placer del texto).

Haruki Murakami es un escritor de goce en el sentido señalado por Roland Barthes. El escritor de goce no dialoga con el lector, en cambio, actúa. Su escritura es un acto, un corte. Del acto nunca se vuelve al mismo lugar. Lo que sigue al acto no es la identidad, la identificación sino algo más bien ligado al extrañamiento. Del acto se vuelve extranjero.

Escribir el goce no es nombrarlo porque el goce es indecible, resistente a la palabra. Por eso los textos de Murakami son una ruptura para el lector, una ruptura incómoda. Hay en esos textos una ruptura del pacto entre el autor y el lector, del pacto vinculado al referente. Como todo texo de goce puede aburrir, volverse monótono, iterativo. Y sin embargo, interpela, agujerea.

El texto de goce es el texto que cuestiona la relación entre las palabras y las cosas. Como la arena, sus significados carecen de cuerpo, se disuelven en el aire. No representan nada.

“Con el escritor de goce (y su lector) comienza el texto insostenible, el texto imposible” (Roland Barthes)

El escritor de goce no puede prescindir de su lector.  Lo inventa, lo busca, lo hace partícipe de la travesía. El lector debe atravesar la tormenta de arena para cobrar entidad de lector; para leer a contramano de toda lectura, para perderse en el sinsentido (con la intuición de que, quizás, tal vez, el texto de goce aporta algo de placer, aunque sea un poco).


Un pensamiento sobre “Haruki Murakami. El texto imposible”

  1. Qué ganas tengo de que llegue el nuevo libro de Murakami a España, aunque me parece que la cosa va para largo.

    Un saludo y buen finde!!!

Los comentarios están cerrados.