Hierro 3 – Kim Ki Duk

Hierro 3 (Kim Ki Duk, 2004) es la historia de un joven que busca casas vacías para pasar la noche. Lo hace colgando folletos en las puertas y observando si estos son o no retirados… Tae-suk no es un ladrón, no ocasiona daños, solamente ocupa el espacio deshabitado por los otros y deja por ello un pago: arreglar los artefactos rotos, lavar la ropa sucia… deja la marca de su presencia.

¿Por qué lo hace? No hay razón ni motivación. Como en otras películas de Kim Ki Duk, la motivación de los actos de los personajes no se revela. Incluso el asesinato no tiene sentido.

Hierro 3 es el nombre de un palo de golf que se convierte en una extensión de su propio cuerpo, el vehiculo de la violencia. El tema del cuerpo es un punto recurrente en las películas de este director. En este caso, se desarrolla a través de innumerables referencias a la fotografía: el cuerpo de la chica fotografiado de muchas maneras, las fotos que ambos se sacan teniendo como fondo… otras fotos.

Pero es en los últimos treinta minutos cuando el nudo del filme se desata: cuando el personaje logra volverse inmaterial. El se transforma en una sombra, un fantasma (la ilusión de un cuerpo sin materia, que sólo puede ver la chica que ama).

Kim Ki Duk es un director que siempre desconcierta. Es un cine para ver y oir pero no para comprender o interpretar. Ningún sentido explicito, ausencia de diálogos y música de Medio Oriente (Natacha Atlas).

Esta nota ya fue publicada en Uchina el 28/10/2008.

Imagen: http://lectorbajito.wordpress.com

Deja un comentario