El sistema del silencio – Valeria Tentoni

Imagen: veintitres.infonews.com
Imagen: veintitres.infonews.com

Me compré El sistema del silencio, de Valeria Tentoni, de la editorial 17 grises (Bahía Blanca). Pensé que sería difícil conseguirlo pero no. Está en las buenas librerías (amigas) de Buenos Aires. Se trata de un muy buen libro de relatos que aborda ese espacio intangible: el silencio, en la línea del exceso (alguna vez dije que el vacío tiene dos versiones, creo que también el silencio las tiene). ¿Qué es el sistema del silencio? Por un lado, es el espacio de la periferia, poblado de relatos que en nuestro imaginario están representados por las distintas voces de los pequeños pueblos pero que, en realidad, no es algo ajeno a cualquier circulo familiar. Ese pequeño espacio siempre guarda secretos o, más que secretos, tabúes. Cosas no dichas. Simulacros. Negaciones. Frases-muros.

Por otro lado, hay en la escritura de la autora un modo de jugar con el pasado, para hablar las palabras de otra época, para habitar otras lenguas (los años cincuenta, el lenguaje de las afueras, de lo que está afuera, de lo que pasa afuera). Yo digo que es un juego pero en el cual está presente la idea de que lo silenciado viene de antes, pertenece a la historia, hay que ir hacia atrás para poder contarlo. O para poder retratarlo. Por eso, quizás, este silencio pertenece a un sistema, a un sistema genealógico, o a un sistema de relaciones.

La voz del narrador (o de los narradores, ya que esa voz no es siempre la misma sino que va mutando) siempre se da bajo la forma de la prisa, o de la agitación. Las palabras muchas veces dibujan escenas, escenas que podrían ser del cine argentino en blanco y negro. Voces que podrían ser de una obra de Manuel Puig. Palabras que son las de los chicos cuando empiezan a abandonar la infancia y sienten que el cuerpo se vuelve algo extraño. Y sólo saben decir groserías. La sexualidad primero está en las palabras.

“Cristian y vos jugaban a las palabras con sexo. Las hacían rimar solamente para decirlas, en el recreo.”

Y, por último, todos los relatos tienen algo en común, convergen en algo y es el cuerpo. Cómo se habla del cuerpo, un cuerpo que pesa, que se desarma, se proyecta, duele, molesta, se excita. Un cuerpo real. Que tiene que ser silenciado. “No tomar del pico ni apoyar la cola en el inodoro“.

El sistema del silencio

 web: El sistema del silencio (reseñas, entrevistas, adelantos)

Deja un comentario