La música de Toru Takemitsu

Takemitsu - Uchina
Fotografía: Criterion

Toru Takemitsu (Tokio, 1930-1996) fue un compositor japonés de formación autodidacta dedicado a investigar la música clásica occidental –especialmente la música clásica francesa: Claude Debussy y Olivier Messiaen- y la tradición musical japonesa. En sus composiciones conjuga ambas tradiciones musicales, combinando instrumentos japoneses con occidentales, logrando así un estilo personal.

Takemitsu realizó la musicalización de muchas películas japonesas consideradas de vanguardia, como son algunas de las filmaciones que realizó Hiroshi Teshigahara con Kobo Abe, como por ejemplo El pozo (Pitfall, 1962), La mujer de la arena (1964) y La cara de otro (1966). También realizó la música para Rykiu (1989) y Antonio Gaudí (1984), de Teshigahara. Asimismo, colaboró con otros directores japoneses importantes como Akira Kurosawa, para quien hizo la música de Ran (1985) y Masaki Kobayashi, musicalizando Harakiri (1962), Rebelión (1967) y Kwaidan (1964), esa serie de cortos de fantasmas basada en los cuentos de Lafcadio Hearn (entre otros). Todas han sido películas exitosas fuera de Japón. Es decir, se trata de un músico que trabajó con los mejores directores japoneses de su época.

El hecho de formarse por fuera de una academia le proporcionó una apertura y la posibilidad de crear algo singular a través de la música. Creo que sería adecuado decir que Takemitsu, ante todo, fue un músico experimental, experimentador. Alguien a quien le gustaba investigar saliéndose de lo convencional, no adhiriendo a un único estilo musical. Esto se relaciona con su concepción de la música y de los sonidos.

Deja un comentario