Archivo de la etiqueta: Lafcadio Hearn

Chin Chin Kobakama

Hay una historia muy interesante recreada por Lafcadio Hearn, se llama Chin Chin Kobakama, que deja esta moraleja: las cosas materiales del mundo, los objetos de uso cotidiano, poseen vida propia, por eso es que hay que tratarlos con cuidado.

Así la resume Shunsuke Tsurumi:

“Una princesa casada con un samurai, que había sido criada sin obligaciones, tenía la costumbre de comer dulces con palillos, arrojando éstos en las hendiduras de los tatami.

Chin Chin Kobakama

Transcurrido un tiempo, el número de palillos aumentó considerablemente y durante la noche, se transformaban en hombrecitos de una pulgada de alto que, como los samurái, portaban dos espadas, y cantaban esta canción:

Chin Chin Kobakama, es muy tarde. / La paz sea contigo, princesa/ Ya ton ton.

La multitud de pequeños samurai, que sumaba varios centenares, cantaba y bailaba de manera muy alegre, lo cual horrorizó a la princesa. A pedido de ella, el esposo se ocultó en un armario, desde donde observó la danza de los hombrecitos.

Chin Chin Kobakama

Sacudiéndose de la risa, salió de su escondite y desenvainó la espada pero los hombrecitos se evaporaron, dejando tras de sí una gran cantidad de palillos usados. Esto permitió al esposo conocer el motivo de las apariciones. Cortésmente amonestó a su mujer quien, desde entonces, comenzó a limpiar la casa y a poner las cosas en orden”

 

Imágenes: http://www.baxleystamps.com/litho/hasegawa/hearn_5v_chin.shtml

 

La promesa: un cuento de Lafcadio Hearn

Para escuchar detenidamente y disfrutar. La promesa: un cuento de Lafcadio Hearn narrado por la maravillosa voz de Alberto Laiseca.

Lafcadio Hearn (1850-1904), un escritor no japonés sino greco-irlandés: fue traductor, periodista y escritor. Es quien escribe muchos de los relatos japoneses tradicionales de fantasmas, que su mujer japonesa le cuenta. Estos relatos no estaban escritos sino que se conocían por transmisión oral. La escritura de Hearn es clave para pensar una tradición gótica en la literatura japonesa. Se ha dicho incluso que en su transcripción de estos relatos retomó historias tradicionales irlandesas. Mixturas literarias que hoy en día son reconocidas como cuentos tradicionales japoneses. Un ejemplo de esto es Kwaidan.